Acto de proclamación del IV Memorial Pere Tena (2018)

El presidente del Centro de Pastoral Litúrgica, Josep Maria Romaguera, entregó el pasado 17 de febrero el galardón conmemorativo del IV Memorial Pere Tena de Pastoral Litúrgica a la parroquia de Santa Eulalia de Vilapicina, Barcelona, y su equipo de liturgia.

Al concederlo a la parroquia de Santa Eulalia de Vilapicina, cuyo párroco es Felip-Juli Rodríguez, y su equipo de liturgia, se valoró especialmente «el trabajo que, con constancia y preparación, hacen todos los equipos parroquiales de liturgia; una tarea pastoral imprescindible para que los cristianos podamos comprender, participar, vivir y saborear plenamente la celebración comunitaria de nuestra fe: fuente y cumbre, don gratuito, memoria viva de la Pascua del Señor que nos empuja a transmitir su Evangelio».

El delegado diocesano de catequesis de Barcelona y miembro del CPL, Enric Termes, intervino a partir de dos premisas: «como cristianos y como parroquias no podemos vivir de manera fragmentada, sino en una profunda y real unidad» y «las tareas que realizan los equipos parroquiales de liturgia». Su reflexión nos dejó ocho tareas para estos equipos: preparar las celebraciones; revisarlas; velar para que en la celebración se reflejen las dimensiones de la vida cristiana (servicio, comunión, testimonio, liturgia); velar para que las nuevas generaciones entren en el espíritu y en el contenido de la celebración cristiana; preocuparse por la formación de quienes participan en la celebración; estar atentos a la vida de la parroquia, del barrio, del pueblo, de la ciudad, del mundo…; ayudar a la comunidad a descubrir el sentido y la profundidad de la liturgia; y proponer tareas específicas según la realidad concreta de la comunidad cristiana que acompañan en la celebración de su fe.

El presidente del CPL entregó el galardón a la responsable del equipo de liturgia, Montserrat Salgado, que dirigió unas palabras de agradecimiento dando voz, también, al conjunto de los equipos de las parroquias de Cataluña. «Equipos –decía Salgado– que semana tras semana, con ilusión y esfuerzo, intentan vivir la liturgia para hacerla vivir en cada una de las comunidades parroquiales». «Vivir la liturgia es hacer Iglesia, esta Iglesia, en la que cada uno es discípulo, miembro de Jesús» destacó.

Salgado detalló cómo un equipo de liturgia coordina y acompaña a los miembros de la comunidad parroquial para celebrar y vivir como cristianos. Una tarea para la que los miembros del equipo se forman periódicamente mediante cursos y encuentros de animación que contribuyen a que se muestre el verdadero rostro de la Iglesia. Recordando lo que se dijo en el Concilio Vaticano II, «la liturgia no es la única actividad de la Iglesia, pero sí podemos decir que es el centro, en el sentido de que toda la vida cristiana, personal y comunitaria culmina en la celebración litúrgica, a la vez que de ella vuelve a surgir una vida cristiana renovada, como un alimento para volver a la vida».

La parroquia promovió, además, una colecta solidaria con el arzobispado de Puebla de los Ángeles (México), cuyo arzobispo Mons. Víctor Sánchez recibió el pasado año el III Memorial Pere Tena, puesto que aquellas tierras de México sufrieron dos terremotos el mes de septiembre del año pasado con consecuencias graves para su población y su patrimonio eclesial.
La plegaria compartida con todas las personas que asistieron cerró el acto.

Álbum de fotos: IV Memorial Pere Tena de Pastoral Litúrgica