Noticias

Con hondura y sin cabos sueltos

15/02/2019

El libro Celebración cristiana. Miniaturas teológico-litúrgicas forma parte de una serie de cuatro obras similares, correspondientes a maestros tan prestigiosos como Pere Tena, Juan de Dios Martín Velasco, Joaquín Gomis y el propio  Xabier Basurko. Los autores –algunos ya fallecidos, como Tena o Gomis– han colaborado puntualmente en la revista Misa Dominical, y cada uno de estos títulos constituye una recopilación de artículos suyos que han ido aparecien– do en la revista a lo largo de varios años. Con su publicación, el Centre de Pastoral Litúrgica (CPL) de Barcelona ha querido festejar el cincuentenario de la citada cabecera, nacida en 1968. Basurko es de sobra  conocido en los ambientes preocupados por la renovación litúrgica. Es conocido, efectivamente, por sus escritos y por su docencia, desarrollada principalmente en los centros teológicos de San Sebastián, Deusto y Vitoria. Su contribución a la renovación litúrgica en España y, sobre todo, en el País Vasco, ha sido, sin duda, de gran importancia.

El libro que presentamos aquí no es una obra de investigación ni alberga pretensiones especiales de carácter académico o teológico. No se presenta con una estructura orgánica convencional. Es un  libro sencillo, confeccionado a base de artículos breves, sabrosos y de fácil lectura, reunidos de forma un tanto  anárquica, siguiendo, sin más, el orden cronológico en que fueron apareciendo en Misa Dominical. El lector puede comenzar a leer la obra por el principio, por la mitad o desde el final. Da igual. Porque los artículos, como acabo de indicar, son independientes y no están relacionados orgánicamente.

No piense el lector, sin embargo, que este libro es una obra superficial o frívola. En absoluto. Cuando uno se adentra en la lectura de sus páginas, advierte enseguida la profundidad del pensamiento, su agudeza, su sentido crítico y, por supuesto, la hondura teológica de sus planteamientos, unida a una vasta cultura en los campos de la historia, la literatura y la filosofía. Por otra parte, la obra se lee con facilidad; porque el lenguaje de Basurko es ágil, airoso, a veces hasta chispeante e irónico. Los artículos, que nunca pasan  de dos páginas, se presentan siempre bien articulados, redondos; nunca dejan cabos sueltos; el tema que se inicia en cada artículo se desarrolla adecuadamente en el cuerpo del escrito, siempre  de forma breve y sucinta, para poner punto final con una conclusión pertinente.

A lo largo de sus páginas, aparecen temas tan importantes y candentes como la Eucaristía,  la Pascua, la Cuaresma, el Adviento, la Navidad, el Corpus, el domingo, los ritos de paso, el bautismo, etc. Sus comentarios no se pierden en absurdas elucubraciones abstractas; al contrario, son de carácter práctico y siempre marcados por una honda preocupación pastoral. En algunos casos, tratándose de situaciones de difícil justificación, no falta incluso la denuncia crítica. Basurko no renuncia nunca a poner el dedo en la llaga.

En resumen, tenemos en las manos un libro muy interesante, sabroso, que facilitará a los lectores una mayor comprensión y vivencia de la liturgia.